Una de las preguntas que más veces me han formulado cuando alcanzo una cima es ¿qué siento y en qué pienso en esos momentos?

Esta vez ha sido muy diferente. Distinto, porque justo antes de hacerlo habían pasado muchas cosas, demasiadas y muy difíciles de digerir. Pero lo que yo pensé en esta ocasión permitidme que esta vez lo reserve solo para mí.

Sí que voy a compartir con tod@s vosotr@s lo que sentí, lo que sentí ahí arriba, en una de las cumbres de una de las montañas más bellas del planeta, la del Ama Dablam (Nepal, 6812 m), y por una de las mejores causas posibles, sentí… mucha paz interior conmigo mismo.

Eso es lo que hoy, hace ya días para vosotros cuando leáis estas líneas, quiero compartir con todo el mundo. Que otro mundo es posible. Un mundo en el que se respete a todos y todas las ideas por igual, siendo tolerantes y siendo gente de paz.

De esta expedición me llevo el espíritu de mis amigos de aventura y de nuestros Amics del Nepal. Cómo me gustaría poder compartir con todo el mundo los valores que nosotros hemos compartido durante estos días. Valores que tod@s tendríamos que aplicarnos para hacer de nuestro mundo, un mundo mejor.

Quiero que nos ayudéis a ayudar. Quiero que colaboréis con la Asociación solidaria Amigos del Nepal (http://amicsnepal.blog.pangea.org/es/).

Con muy poco podemos hacer mucho. Os dejo su número de cuenta:

ES47 2100 0908 5602 00160266 – CaixaBank (La Caixa)

Concepto: Casa de Acogida de Bhimphedi

Actualmente el centro de acogida cuenta con 30 niños y niñas huérfan@s o en situación de exclusión social, aunque tiene una capacidad máxima de 45. El 49 % de su presupuesto es resultado de las donaciones individuales y de actividades solidarias. Entre tod@s podemos ayudar a que nuestros nuev@s amig@s puedan conseguir acoger más niñ@s y para que ést@s tengan una mejor vida. Un mundo mejor es posible. Pero solo nosotros podemos hacerlo posible.

Quiero dedicar esta última crónica de esta expedición a tod@s aquell@s que en estos momentos lo está pasando mal.
Quiero pediros a tod@s que paremos, pensemos, reflexionemos con calma, hagamos un ejercicio de autocrítica y reaccionemos para hacer de nuestro día a día y de nuestro mundo, un mundo mejor.

Eso no depende de nadie. Solo depende de cada uno de nosotros. Depende ¡solo de nosotros!