Hoy hemos hecho la primera de las dos cumbres previstas en nuestra misión, la del Island Peak (6.190 m).

Hoy ha sido un gran día para la mayoría del grupo, haciendo realidad el sueño de muchos de ellos. El sueño que han visto truncados por molestias estomacales y mal de altura, primero Jaume, y después David, nuestro compañero más internacional, a solo 80 metros de la cima.

Nos reencontraremos con ellos en unas horas y les recordaremos que “Jamás es demasiado tarde para intentar lograr aquello que de verdad deseaste”.

Estamos deseando reencontrarnos con los niños del Nepal y presentaros quiénes son y cómo les podemos ayudar. Hoy hemos hecho cumbre con la bandera dels Amics del Nepal. Os mostraremos todo eso y mucho más, pero permitidme que hoy os muestre una fotografía que refleja lo que estamos viviendo como equipo, ahora más mucho más que compañeros de sueño y aventura. El momento del abrazo de Pep y Nurbu al llegar al campamento base después de más de 16 horas de esfuerzo juntos. Las que separaban el campo base del Island Peak (5.080 m) hasta su cumbre, más de 24 kilómetros y miles de metros de desnivel acumulado.

Os escribo desde una pequeña tienda comedor al estilo canadiense, cenando todos juntos, menos Jaume, que ya está en Pangboche. Se encuentra mucho mejor. Y lo hago junto a Pep, nuestro protagonista de hoy. Me cuesta escribir ya que tengo las yemas de los dedos abiertas a causa de la falta de oxígeno y de las bajas temperaturas.

Pero el esfuerzo valió la pena, que se lo digan a la mayoría de los ya algo más que amigos que han subido por primera vez a una montaña de más de 6.000 metros. Que se lo digan a Pep. Quien solo tiene palabras de agradecimiento a Nurbu, sherpa, hoy su alma gemela.

Qué duro, pero qué bonito está siendo todo.

Mañana os cuento más de la cumbre, dels Amics del Nepal y de ¡la VIDA!

Mañana más, hoy ¡va por vosotros Jaume y David!